Big Bang evolutivo o cómo encontrar nuevas soluciones de negocios en un mundo, de verdad, cada día más complicado. Por Diego Luque

Diego LuqueDiego Luque (@dluque). Director de Innovación Estratégica. Ogilvy & Mather Argentina.

El mundo nunca ha sufrido tantos cambios como en este momento. Estamos en una época de explosión tecnológica que genera una disrupción increíble donde, y tal vez esto es lo más revolucionario, estos desarrollos tecnológicos empoderan a la sociedad. Empoderan a la gente. La conectividad hace que la información se haya democratizado como nunca antes. Hoy la gente tiene voz. Y esa voz es escuchada en forma global. Nunca antes fue así. Y ya nada será igual, ni en nuestra vida ni en las industrias.

Las discográficas, las productoras de cine, los generadores de noticias, todos estos mercados, sin excepción, han sido hackeados por la democratización de la tecnología. Cruzada en forma transversal, vemos también la industria de la comunicación y de la información.

Todos estos mercado han pasado, o aún están pasando, por un momento de desorientación. Hoy vale decir que, más que la brújula rota, tienen el GPS tildado.

Sin embargo ha habido ideas que cambiaron las reglas del juego y que de alguna forma han “restarteado” dicho GPS. Lo interesante es que casi siempre esas ideas han venido de afuera. De outsiders.

La industria discográfica estaba en un caos hasta que llegó una empresa de computación a probar una nueva forma de consumir música: Apple y su iTunes Store. Y fue un éxito.

Con la televisión, si es que podemos llamarla así, paso algo similar: una ex cadena de alquiler de videos empezó a analizar en forma brillante los datos de sus clientes, produciendo sus propios contenidos en base a los gustos, usos y costumbres de los usuarios y, de esta manera, minimizando los riesgos: Netflix, que si bien ya estaba en el negocio, lo hacía en forma tangencial, podemos decir entonces, que se trataba casi de otro outsider.

Hay quienes afirman que esta época es casi tan radical como lo fue la revolución industrial. Personalmente me encuentro más cerca de aquellos que comparan a este momento con lo que se conoce como la explosión del Cámbrico, evento sufrido por nuestro planeta hace 540 millones de años y que fue cuando el reino animal dejo atrás el dominio de las criaturas más simples para convertirse en algo mucho más complejo y variado en términos de especies. Sin duda, esta es la mejor analogía con lo que está pasando hoy mismo en los negocios: somos testigos del desarrollo y propagación de nuevos emprendedores con proyectos que vienen a traer soluciones, respuestas e ideas innovadoras. Sin embargo, vale aclarar que la innovación no siempre debe ser evaluada como lo nuevo, sino que debe ser medida en base al impacto que genera social o comercialmente, es decir no se trata en lo absoluto de ser primero. A veces, llegar demasiado temprano define el fracaso de una buena idea.

Quienes estamos inmersos en el mundo de la comunicación, y especialmente los que estamos en el rubro de la comunicación publicitaria, debemos repensar nuestro rol. Nuestro ego. Hemos dejado de tener el monopolio de las soluciones a los problemas de nuestros clientes. Es duro reconocerlo, pero ya no tenemos todas las respuestas. Al menos adentro de nuestras agencias.

Si queremos adaptarnos, única forma de sobrevivir, tenemos que empezar a mirar un poco más allá de que lo que estamos acostumbrados. Volvernos un poco más humildes. Y también más generosos.

Tenemos que entender que todos aquellos emprendimientos que hoy están naciendo van a ser nuestros competidores en algunos pocos años. O tal vez antes. Pero competidores al fin, en términos de soluciones.

Entendiendo este escenario, y con el objetivo de explorar nuevos modelos de revenues, descubrir nuevas oportunidades para los clientes, conectar con el nuevo y gran ecosistema de comunicación digital, detectar oportunidades de crecimiento y alimentar relaciones con los innovadores que están por irrumpir en el negocio, es que lanzamos OGILVY FINISHERS: El primer programa de start ups ideado por Ogilvy & Mather Argentina junto a la escuela de negocios IAE Naves, y enfocado exclusivamente en el negocio de la comunicación.

Y para no ser una competencia mas, la idea no se ancla solo en identificar y encontrar proyectos innovadores en comunicación, sino y por sobre todo, hacerlos realidad. Y de allí nuestro nombre: “El mundo está lleno de starters, sé un finisher”.

Según la teoría de la evolución expuesta por Darwin, los seres vivos se adaptan a su entorno para sobrevivir. Pero no todos se adaptan por igual, lo que determina que sólo los más fuertes sobrevivan; los FINISHERS, son entonces, quienes sobrevivirán. Aquellos que tengan un negocio real y autosustentable resolviendo problemas reales adaptados a un mercado real.

Definitivamente estamos en un tiempo en que las agencias de publicidad pueden correr las fronteras y meterse en el corazón de los negocios. Estamos en un gran momento para construir alianzas inquebrantables con las startups: agencias creando historias para productos y start ups creando productos que contarán historias.

Hay que saltar. Salir de la zona de confort, dando soporte y acompañando a los emprendedores que tienen grandes ideas, pero que se diferencian del resto porque, asociados a programas como Ogilvy Finishers, hacen de sus ideas negocios reales.

La creatividad hoy está más allá de los formatos: se trata de talento y de la capacidad de ejecución. Una idea no vale nada, lo que vale es la ejecución de la misma. Ahí es donde radica la diferencia, sin importar si viene del mundo publicitario o del mundo emprendedor.

Y en este nuevo contexto, en Ogilvy hemos decidido combinar nuestros conocimientos en comunicación con la experiencia en negocios, dando origen a un nuevo animal. Adaptarse para evolucionar: nos movemos de un marketing puro hacia el venture marketing. Y sobrevivimos como agentes de polinización: uniendo los problemas de los clientes con las soluciones que están naciendo en el mercado.

En este nuevo mundo, Ogilvy está dejando de lado la sencilla definición de agencia de comunicación, hoy para ganar debemos ser una Compañía que mentorea, invierte y cura soluciones de negocios.

*Nota tomada de: Management Herald Argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s