Me gusta – No me gusta. Por Marcela Mikowski

Marcela MikowkiMarcela Mikowski (@LadyMik). Strategic Planning Director. La Comunidad Argentina.

Uno de los signos de esta época es la forma en la que entendemos el tiempo. Como dijo Heidegger el tiempo ya no existe, existe la rapidez. Todo tiene que ser en “tiempo real” pero esta inmediatez no es gratuita, nos hace ser impulsivos y superficiales, sobre todo en el espacio que nos damos para elegir y evaluar los caminos conceptuales que luego formarán parte de una idea creativa. Todo tiene que ser para ya: estamos en una época donde parece que no hay tiempo para detenernos, analizar y ver si estamos en la dirección correcta.

Vivimos una época que podríamos llamarla tiranía de Facebook. ¿Por qué? Porque ese tiempo que nos gobierna, tan aparentemente irreversible, nos hizo retroceder hasta la época romana donde un pulgar es el que define el éxito o el fracaso (pero ahora de los contenidos). Todo se reduce a me gusta/no me gusta. Facebook es el emblema de este cambio cultural que nos arrastra a esta lógica donde todo parece depender de un click.

Como usuarios de redes sociales esta lógica nos hace perder los grados de valoración: nos gusta por igual la foto del gatito, el casamiento de tu amigo o una selfie comiendo una pizza porque no nos detenemos a pensar en la relevancia de lo publicado ni nos permitimos distinguir cuánto nos gusta o disgusta cada post.

La evaluación de la creatividad lamentablemente tampoco estaría escapando a esta misma lógica, porque a veces creemos que es algo fácil y rápido de hacer pero en realidad requiere de una argumentación que va más allá del me gusta/no me gusta. Porque no importa qué es lo que hagamos: si es un banner o una campaña de marketing de guerrilla, un TVC, una gráfica o un email, entendemos que siempre la primera impresión es emocional. Por eso es necesario darnos espacio a una segunda mirada, a un análisis más racional, más despojado de emoción que se vaya impregnando de objetividad. También es importante al momento de evaluar creatividad, mantener esta objetividad para trabajar pensando en la audiencia, grupo o sector y no enfocarnos en nuestros propios determinismos.

Muchas veces en el feedback del cliente también encontramos el sincretismo de la caprichosa dualidad me gusta/no me gusta. Necesitamos escapar de esto y reclamar argumentos y lógicas con las que podamos continuar trabajando. Necesitamos parar la pelota y tomarnos un tiempo para pensar.

Anuncios

2 pensamientos en “Me gusta – No me gusta. Por Marcela Mikowski

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s